domingo, 19 de febrero de 2012

RECITAL FUENTETAJA



El pasado 3 de febrero tomé parte en un recital poético, con motivo de la publicación de una antología de poemas de Fuentetaja, entre los cuales está el mío que a continuación os transcribo. Está dedicado a una amiga, deseando que lleguen pronto tiempos mejores, y a todos aquellos a los que a veces dudan de que esos momentos lleguen.
La calidad del video deja mucho que desear. Mi querido compañero Pepe hace todo lo posible, que siempre es mucho.



video


LLEGARAN TIEMPOS MEJORES                                                          
 Para Pilar.

Han de llegar tiempos mejores.

Despertarás con la cabeza leve,

la espalda alada y recia,

extranjera de los juncos donde se retuercen
las angustias tenaces y los caracoles desmembrados.

Tu hombre
tamborileará con mano callosa                                                            el número de los trigos por granar                                                  como un mantra                                                                            sobre tu vientre sereno y musgoso.

Los hijos

jugarán en la fuentes

con barquitos de hierbabuena

porque el verano es aún eterno.
Y posible.

Tú y yo
escribiremos poemas afilados
sobre las hojas de los sauces;

poemas invisibles

en la tinta púrpura de los ciruelos;

poemas de pasados tristes

en las magnánimas hojas del plátano de Indias.
Hasta alzar una muralla de versos vegetales
donde no penetre el dolor ni sus siniestros gusanos.

Dispón el terciopelo, los alfileres, la red:

es preciso estar alerta.

Vendrán tiempos mejores,

huidizas libélulas de alas frágiles

que pueden durar un solo día

una hora
un pensamiento.

miércoles, 8 de febrero de 2012

POESÍA Y LETRAS

Estoy participando en un proyecto poético, a favor de una ONG. Un grupo de poetas estamos escribiendo poemas en torno a una letra determinada, hasta completar un abecedario.
Aquí os traigo mi letra, la Ñ. Espero que os divierta.


GREGUEÑERÍAS


El cariño es el albañil de las añoranzas.

Ruiseñor piñonero, zanfoña cantamañanas.

Las espadañas son las pestañas del otoño.

Las castañuelas tañen
como almadreñas de uñas que se guiñan y se extrañan.

El cañizo se desgañita siempre por los extremos.

Cuando la montaña se levanta con las peñas desgreñadas
la mañana le baña de sol las legañas.

Hasta el cáñamo desdeñado da cabaña al ermitaño
rebaño a las guadañas y a las peñas, pestañas.

De las cañerías de mis entrañas se adueñan morriñas, ñoras y arañas
si tú no me extrañas.
 

Sueño en los cañones nidos de araña
Y en el filo de los puñales armiño de Bretaña.

Las montañas son peldaños para las hazañas.

Vicuñas añiles, entrañables pirañas
y cariños que no enmarañen las entrañas.

Tu alimaña: ponzoña, encoñada, marfileña.
Mi castaña: empeñada, risueña, isleña, ñoña
Arriñonados, en añicos.
Tan extremeños los dos.