miércoles, 19 de febrero de 2014

LA VIDA SIGUE


Y la vida sigue
Como un hilo tatuado por la desesperada belleza
Una senda de humo
Una argolla insaciable
La condena bíblica al destierro de los pájaros

Y la vida sigue
El viento amansa las cicatrices que escondemos

Bajo las púas las escamas el trabajo de las bayetas

Abre nuevas heridas en el barro tierno

Con las que abrazar bocas

Devorar manuales de ausencias

Lamer los minutos de la única hora que existe

 
Y la vida sigue
Sin pedirnos permiso

Tiritamos de hambre miedo deseo

Ante la frente helada de los peces

Sin rezarle a los escorpiones ni escarbar entre la sal

Imágenes

De planetas que huyen


La vida sigue
Mientras otros puedan contarla
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario